Ensayo sobre piensos apícolas otoñales para mejorar la supervivencia invernal de las colmenas. - Pajuelo Apicultura
17099
post-template-default,single,single-post,postid-17099,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,boxed,,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Ensayo sobre piensos apícolas otoñales para mejorar la supervivencia invernal de las colmenas.

Ensayo sobre piensos apícolas otoñales para mejorar la supervivencia invernal de las colmenas.

Pajuelo Consultores Apicolas junto con la ADS Apícola de Huesca y la ADS Apícola de Teruel, hemos realizado este mes de octubre un ensayo sobre “diferentes piensos apícolas otoñales”.Proyecto financiado dentro de la Orden DRS/408/2016 dentro de «Actividades de información y trasferencia agroalimentaria en el marco del Programa de Desarrollo Rural para Aragón 2014- 2020»

El objetivo del ensayo es preparar las colmenas para la invernada, para evitar los estados carenciales en las  colmenas y disminuir en lo posible las perdidas invernales.

Los resultados,  de momento demuestran,  el gran numero de factores que influyen para un buen aprovechamiento de los piensos. 

Las abejas se alimentas fundamentalmente de miel, que aporta los hidratos de carbono de su dieta, y polen, que aporta los elementos nitrogenados (amino ácidos y proteínas), grasas, y la mayor parte de las vitaminas.
Las poblaciones de abejas de las colonias varían con las condiciones meteorológicas y la disposición de floraciones. En primavera aumentan significativamente, disminuyen en verano, y tienen otro incremento poblacional durante el otoño, que les permite entrar en invierno con poblaciones capaces de aguantar las mermas propias del invierno y llegar a la primavera siguiente con suficiente población como para volver a crecer hasta los niveles productivos.
Pero el cambio climático, el cambio en los regímenes de lluvias del otoño, que provoca fallos en esas floraciones, disminuye las posibilidades de crecimiento de población cara al invierno, y provoca fallos en el almacenamiento de reservas corporales y en el funcionamiento del sistema inmunológico de las abejas (“a perro flaco, todo son pulgas”), y en su sistema de detoxificación contra las intoxicaciones por residuos de plaguicidas.

Esta situación es uno de los principales factores que están aumentando significativamente las pérdidas de abejas en todo el mundo, sobre todo las del periodo invernal. Esto ocasiona un aumento extraordinario de los costos de producción en las explotaciones apícolas, que han de dedicar en la primavera siguiente una parte importante de sus recursos a recuperar bajas.
Es preciso trabajar con unas buenas prácticas en la  alimentación de nuestras colmenas

Más información