Ya tenemos la 4ª edición de la guía de mieles monoflorales ibéricas - Pajuelo Apicultura
18541
post-template-default,single,single-post,postid-18541,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,boxed,,qode_grid_1200,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-7.3,vc_responsive

Ya tenemos la 4ª edición de la guía de mieles monoflorales ibéricas

Ya tenemos la 4ª edición de la guía de mieles monoflorales ibéricas

Ficha Miel de Brezo

Nuestro objetivo:  marcar los principales parámetros comerciales de identificación de las mieles monoflorales, o de vegetaciones, más frecuentes de nuestra península.

Nos basamos en nuestra experiencia, analizamos mieles monoflorales desde 1980, actualmente con más de 4.000 análisis al año entre Apinevada y nosotros, y en los numerosos trabajos publicados al respecto, en algunos de los cuales hemos colaborado. Pero nada es inmutable, las vegetaciones cambian, por el cambio climático, por los cambios de cultivo… y es necesario ir incorporando estos cambios a nuestros conocimientos.

DESCARGAR GUÍA

Como veis en la imagen os hemos puesto un ejemplo de una de las fichas que ha cambiado

Evidentemente no están aquí todas nuestras mieles monoflorales, algunas porque son de producción y comercialización local, y otras porque solo se producen algunos años, de meteorología especialmente favorable, y no tienen persistencia en el mercado.

Flora apícola

La península Ibérica tiene una rica flora, unas 7.000 plantas diferentes, de las que las abejas visitan unas 300. Pero solo un centenar de ellas son las que realmente aportan cantidades apreciables de miel. Y, para una zona particular, ese número se reduce a unas 20-40 plantas. Esas plantas crecerán en uno u otro sitio, dependiendo de la altura sobre el nivel del mar, de los minerales presentes en el suelo, del régimen de heladas, lluvias, vientos… Solo cuando una planta de interés apícola esté en suficiente cantidad, y en un medio natural que favorezca su floración, y en el año se den las condiciones meteorológicas adecuadas, tendremos una miel monofloral de esa planta.

Lo que nos permitirá otro disfrute, sensorial, del paisaje que la ha producido (castañar, encinar, romeral, tomillar…). A veces el paisaje floral no tiene predominio de una sola planta apícola, pero sí de varias que se presentan siempre asociadas. Cuando las condiciones meteorológicas lo permitan, eso nos proporcionará una miel singular, de esa comunidad vegetal. Es el caso de las mieles de romero con tomillo, de las praderas de leguminosas, de las praderas de alta montaña, del bosque mediterráneo de encinares y robledales con sotobosque y praderas… Hemos querido incorporar también estas mieles singulares a esta guía.

¡No están todas las que son!

Las demás mieles, multiflorales o poliflorales, no están contempladas, ya que, según la zona, el año… pueden ser muy variables, lo que no nos permite hacer caracterizaciones; sin embargo, muchas veces, son extraordinariamente atractivas sensorialmente.

Hemos añadido también las mieles con Denominación de origen Protegida (DOP) o con Indicación Geográfica Protegida (IGP). Iremos actualizando esta parte con las incorporaciones próximas.

Esperamos que esta guía les ayude a conocer y disfrutar de nuestras mieles, y a evocar los magníficos paisajes donde se gestaron, gracias al esfuerzo de nuestras abejas, de los colmeneros y de todas las personas que han participado en la cadena de quehaceres encaminados a ponerla a su disposición.



Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Puede obtener más información en nuestra política de cookies. Pulse el botón de ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

ACEPTAR
Aviso de cookies